Iniciar una vida ecológica espanta, o al menos a mi me espantaba muchísimo y decidir dar el primer paso fue lo que más me costó. Y es que dejar lo que conoces o el sólo pensar que la comodidad de algunas cosas se irán, hace que te detengas.

Pero después de ver los beneficios para mi familia, el planeta, pero sobre todo para mi consciencia y economía, no vuelvo a lo que tenía antes. ¡No, no y no! Y por qué hacerlo si la verdad me va muy bien y puedo utilizar ese dinero para ahorrar para unas vacaciones o mejor aún para mi casa o sin irnos tan lejos para ropa nueva de mis hijas, etcétera. Con la consciencia tranquila. Y es que, hoy por hoy aún no he convertido toda mi vida en eco, pero la mayor parte de ella sí.

Pero bueno, vamos directo al grano y te doy los 6 pasos para que inicies con el pie derecho el cambio:

  1.  CREA COSTUMBRES:

Empieza por pequeñas cosas y cuando te acostumbres a  ese cambio, entonces sigues con otra cosa hasta que se vuelva un hábito y entonces no sentirás el cambio tan brusco y te aseguro que no te parecerá difícil. O sea no te satures y quieras hacer todo de trancazo, porque te vas a cansar.

“Se dice que para que la mente vuelva de algo un hábito y dure toda la vida deben pasar 66 días de práctica constante” 

2. FIJA TU OBJETIVO

Empieza con la convicción de hacerlo.Es como dejar de fumar: si no lo haces convencido siempre que lo intentes caerás. Es una cuestión de voluntad y de saber que lo que estás haciendo está bien y te dejará tranquila. Y si estás leyendo ésto es porque quieres hacerlo. ¿O me equivoco?

3. AFÉRRATE

Piensa en por qué lo estás haciendo y aferrate a ese pensamiento positivo de cambio cada vez que quieras regresar a tus hábitos anteriores. Cuando tienes muy claro el motivo, el objetivo se vuelve más fácil. Y no dejes que nada ni nadie te lo cambie.

A mis hermanas y a mi nos llaman las ecológicas y se burlan de ello cada que le decimos a alguien de no tirar basura por la ventana del coche o de recoger lo que tiran. Y al principio me afectaba, la verdad. Y no es que me pusiera a llorar si no que ya mejor no decía nada. Pero aprendí ahora que no hay que hacer caso a las críticas o a las burlas, porque créeme que hoy te critican y mañana te siguen. Sólo es cuestión de creer y saber que lo que haces está bien y es por ti, por tu familia y por la familia que vendrá después de tus hijos. Y cuando ven que lo haces  con convicción y tienes tus razones muy claras, empiezas a plantar pequeñas semillas en los corazones y en la mente de los que te rodean.

4. COMPARA  Y ANOTA

Haz este ejercicio: comienza con la luz, inicia cuando vayas a pagar tu recibo, págalo y ese mismo día ve a comprar focos ahorradores (Ya hay de luz cálida, por si no te gusta la blanca) y cambia todos los de tu casa -todos- y guarda tu ticket de compra. Luego anota en una libreta la cantidad que gastaste en ese recibo de luz y en los anteriores y saca el promedio de lo que te gastas, y  después anota lo que te gastaste en los focos y guárdalo. Dentro de dos meses anota la cantidad del nuevo recibo de la luz, compara con el anterior y la cantidad que te sobre resta el gasto de tus focos. Te sorprenderá ver que ahorraste mucho en luz y que lo gastado en focos se recuperará pronto y ya recuperado, verás lo que te ahorraste por tomar una buena decisión.

5. INVOLUCRA A TUS HIJOS

Los niños crecen con los hábitos que les enseñamos en casa  nunca olvides eso.

En la escuela te enseñan cosas, te preparan intelectualmente. Pero la educación y los hábitos y costumbres con los que enfrentamos la vida, se aprenden en casa

Involucra a tus hijos enseñándoles a no desperdiciar nada, ni el agua, la comida, la luz, etc. Y diles delicadamente el por qué, te sorprenderá escuchar sus  respuestas o  ver sus acciones. Recuerda que eres su ejemplo y haz lo que te gustaría ver en ellos.

Un día mi hija se lavaba los dientes con el agua abierta “a todo lo que daba” y le dije de no desperdiciar el agua; le dí un vaso, le puse agua hasta la mitad y le dije que con esa agua era suficiente. Obviamente me preguntó por qué y le dije: “Porque en el mundo necesita nuestra ayuda para no quedarse sin agua” y créeme no hay nada más bonito que escuchar a tus hijos decir cosas como: “mamá, hay  un niño de mi escuela deja siempre la llave abierta, ¿Verdad que eso no está bien? porque hay que salvar el mundo y se lo dije” Los niños escuchan y aprenden todo de los padres, creer que no, es necio y tonto de parte de los padres…. y por último:

6. SIGUE MI PÁGINA

Aquí en pocos días encontrarás recetas, tips, posts, eventos, conferencias, EXPOS  e información para que puedas convertirte en una nueva mami ecológica. Información que aparecerá poco a poco y con tu ayuda se podrá lograr mas. Solo tienes que compartir.

Nueva mami:

La mejor herencia que puedes dejarle a tus hijos es: un mejor planeta, educación para cuidarlo y valores para amarlo.

 

Espero que éstos pequeños pasos sean el empujón para comenzar una nueva vida ecológica en familia.

NO OLVIDES:

SI TE GUSTA LO QUE LEES, COMPARTE Y FORMEMOS CADENAS A FAVOR DEL CUIDADO DEL PLANETA

 

BESOS VERDES

ADRIANA LARIOS

 

 

 

Anuncios

Publicado por Adriana Larios

Mexican artisan, actriz, creator of beautiful objects for making your life beautiful and teacher for making your life more creative

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: